Divorcio, separación, reparto de la cosa común o liquidación de gananciales

El reparto del patrimonio que sigue una separación o divorcio debe ser calculado por profesionales tasadores adecuados y competentes.

¿Separación o Divorcio?
Nos referimos a separación cuando existen bienes adquiridos en proindiviso a pesar de que no haya habido matrimonio o bien se trate de matrimonio con separación de bienes. Sólo se llamará reparto en divorcio cuando se trate de bienes comunes del matrimonio contraído en gananciales.

¿Debemos repartir si no estamos casados?
Sin matrimonio o en matrimonio con separación de bienes, formarán parte del reparto sólo aquellos bienes comunes comprados en proindiviso.

¿Lo tenemos que repartir todo si estamos casados ​​en gananciales?
Se repartirán a partes iguales los todos los bienes inmuebles que hayan sido comprados tanto con beneficios como con salarios que cualquier miembro de la pareja indistintamente. En cambio, quedan excluidos los bienes privativos adquiridos por compra con dinero privativo, herencia o donación como los adquiridos con el producto de la venta de bienes privativos

¡El día de la compra no valía tanto!
El precio de la compra es irrelevante en el reparto, tanto si fue superior como inferior. La tasación de los bienes deberá referirse a fecha actual.

¿Quien determina el valor de tasación?
Es necesario contar con expertos tasadores como los técnicos de ESTIMALIA. Nuestras tasaciones serán útiles tanto en el caso de valorar de común acuerdo como para contrastar con los valores propuestos por la otra parte en caso de desacuerdo, ante la instancia judicial en su caso. En este caso, más que nunca, es necesario contar con los servicios de peritos profesionales de confianza con capacidad de emitir informes sólidos y con disposición de argumentar los valores obtenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *